La senda del Yoga

El Yoga puede ser una disciplina que te aporta bienestar holístico o un camino espiritual.
Eso dependerá de tu grado de compromiso, al nivel que lo quieras llevar.

Siempre digo a mis alumnos que les facilito las herramientas, pero los resultados van a depender de su esfuerzo personal, su perseverancia y el entusiasmo que pongan en la práctica.

Si tu grado de compromiso se limita a dar clase 2 veces en semana, porque es lo que has decidido, no importa, cada persona tiene sus motivos y razones. Pero durante cada clase estáte presente al 100%. Imbúyete del ambiente, siente tu respiración y tu cuerpo.

No nos damos cuenta hasta qué punto no controlamos nuestro propio cuerpo hasta que empezamos a hacer yoga. Entonces cuando nos dicen, coloca las caderas así, la pierna izquierda así… y hacemos justo lo contrario de lo que nos están diciendo. Cuando llevamos un tiempo practicando, aunque sea dos veces en semana, vamos adquiriendo esa percepción.

Igual ocurre con la respiración. Nadie puede vivir sin respirar, pero la mayoría de la gente se las apaña para pasar una parte de la vida sin hacerlo bien. Muchos de los problemas físicos, incluso te diría que depresiones, nos llegan por la falta de suficiente oxígeno a nuestras células. Pero el desarrollo de su importancia da para otro artículo. Ahora vamos con la práctica en clase. Al comenzar nos cuesta mantenerla con ritmo descubriendo lo “cortita” que es nuestra respiración, que nos agobiamos enseguida. Y te digo lo mismo, a través de los diferentes ejercicios/pranayamas que vamos aprendiendo y de la propia observación de nuestra respiración, se va alargando de forma natural, siendo otra de las razones por las que nos sentimos tan bien haciendo yoga.

En cuanto a una opción más comprometida, eso va surgiendo según va pasando el tiempo como practicante, en principio ocasional, y según vamos viendo resultados, aumentamos la frecuencia de la parte física y en cuanto a pranayama y/o meditación llegamos a diariamente o casi.

Sobre todo se trata de disfrutar el camino, en que en cada uno se encuentre. Da igual, todo es perfecto. Esto es un viaje y cada uno se encuentra en un punto del camino, lo importante es disfrutarlo, sin agobios ni metas, pero con compromiso y perseverancia.

Vive el presente y deja que el Universo se ocupe del futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio